ESTILO DE VIDA MINIMALISTA

June 8, 2018

Casi todos hemos pensado, alguna vez, que tenemos un montón de cosas inútiles, un montón de problemas, un montón de preocupaciones, un montón de responsabilidades, de compromisos, de agenda.

 

Si sos de los que se ha cuestionado si esto realmente está bien o no, o si te está quitando tiempo y energía para hacer algo que te daría más placer, entonces te va a interesar seguir leyendo este artículo y talvez te motive a empezar un camino hacia la simplificación, un cambio que no es rápido, pero que a la larga tiene resultados valiosos. Tener menos de algunos ítems, que no valen tanto la pena, te hará ganar más en otros que de seguro te harán muy feliz: libertad, disfrute, tranquilidad.

 

Cuando se habla de minimalismo, lo primero que viene a la mente de las personas es que se trata de una tendencia decorativa, pero esto va mucho más allá, el minimalismo es una forma de ver la vida y vivirla, en una frase muy simple, me gusta definirla como: la filosofía de la simplificación para disfrutar más de la vida.

Y ¿porqué una fan de las antigüedades, la decoración y de comprar cuanta cosa linda veía en internet, como yo, hablaría de minimalismo?, bueno, todo parte de mis experiencias mudándome de casa.

 

Les cuento, en estos cinco años de matrimonio nos hemos mudado tres veces, a casas de tamaños completamente distintos, de mediano a pequeño a muy grande, y cada mudanza nos generaba un enorme estrés, pero el punto de quiebre llegó cuando nos pasamos a un lindo pero súper pequeño apartamento de una sola habitación, tuve que embodegar prácticamente "todo", y con "todo" me refiero a que solamente llevé al apartamento lo estrictamente necesario, unas cuantas sillas, unos pocos utensilios de cocina, vajilla básica para el día a día, la ropa, (que por cierto redujimos a la mitad para que entrara en el poco espacio de almacenaje) y la mitad de mis plantas, (carita triste aquí). Para mí fue casi traumático ver que todas mis colecciones, curiosidades, libros y demás quedaban en cajas en una bodega por tiempo indefinido.

 

Por unos meses sentí como que aquel espacio no era mi hogar, no se veía ni se sentía mío, porque no estaban mis cosas, pero al poco tiempo, empecé a notar que todo permanecía más limpio, más ordenado, que me gustaba ver en la mañana la luz entrar por las ventanas y sentir la frescura y así me fui acostumbrando y disfrutando más de tener menos.

 

Luego llegó otra mudanza, esta vez veníamos a nuestra casa actual, tocaba llevarse todo lo que estaba en bodega, entonces me llegó el siguiente golpe de realidad: si en dos años, que vivimos en el apartamento, no usé nada de lo que estaba en cajas, era porque realmente no lo necesitaba, podemos perfectamente vivir sin todo eso. ¡ Oh, qué cierto!.

 

Entonces en el proceso de la más reciente mudanza decidimos que reduciríamos, a pesar de que la casa actual es muy grande, hay más espacio del que necesitamos y todo cabría sin problema, pero ahora elijo disfrutar de los espacios sin que necesariamente estén llenos de objetos.

 

Desde diciembre vengo trabajando en vaciar, en lo posible, cada espacio, en adquirir menos cosas, en dejarnos únicamente lo que nos gusta mucho o es útil y en buscarle un lugar apropiado a lo que conservamos, por ejemplo, a mi esposo y a mí nos encantaba coleccionar objetos antiguos raros y en esta nueva casa les hallamos una urna con luz que queda perfecta para exhibirlos ordenadamente y podemos verlos cuando queramos, en seis cajas en una bodega no estaban dándonos ningún aporte o placer. 

 

¿Qué quiero decir con esto? bien, contrario a lo que muchos creen, el minimalismo no se trata de tener una casa que parece sala de museo, fría y vacía, se trata de simplificar para disfrutar más de la vida, en el minimalismo se vale tener más de lo que te gusta, de lo que disfrutás, en mi caso, las plantas me llenan de vida, por lo que no me restrinjo en el vivero, pero sí freno mis compras en otro montón de categorías que no me aportan.

El Minimal lifestyle se trata de vivir más con menos.

 

Consiste en centrarse en lo que de verdad es importante para vos y eliminar todo lo demás. Para esto tenés que tener muy claras cuáles son tus prioridades, identificá lo que es esencial, lo que te gusta y enfocarte en ello.

 

¿Para qué o porqué querría tener menos, si todo alrededor me habla de que debería tener más?

Aquí doy tres simples razones:

 

1- Porque a menos cosas menos problemas.

Lidiar con el desorden, las reparaciones, las compras, te quita tiempo que podrías usar en algo más importante o que te aporte más placer.

 

2- Porque tenemos que ser responsables con el medio ambiente.

Una forma de contribuir es ocupando menos espacio y reduciendo el consumo para generar menos basura.

 

3- Porque disfrutás mas de lo que tenés.

Como dice el proverbio: "No es lo que tenemos, sino lo que disfrutamos, es lo que constituye nuestra abundancia." Quizá te encanten los libros, pero entre tanta cosa no podés realmente leerlos. La simplificación te deja ver lo que tenés y te da espacio y tiempo para aprovecharlo.

 

Si lo vemos con detenimiento, la mayoría de las personas solemos ser maximalistas en diferentes aspectos de la vida, por ejemplo en el trabajo, he escuchado a workaholics decir que les gusta ser así, bueno es un tema interesante, quizá no conocen otro estilo de vida, recordemos que somos animales de costumbres y rutinas. Por otro lado hay quienes son maximalistas en el consumo de cosas, de comida, de problemas o de relaciones tóxicas, todos esos, son excesos que solo complican la existencia. 

 

A continuación, propongo algunas preguntas que te ayudan a definir de qué lado de la balanza estás: ¿Soy de los que tienden a acumular cosas?, ¿Tiendo a ser perezoso, o dejar para mañana lo que podría hacer hoy?, ¿Soy algo desordenado tanto con mis cosas, como con mi vida en general, ni siquiera tengo claridad en mis pensamientos?, ¿Mi casa es un caos, y digo la frase: en mi desorden me entiendo?, ¿Hay personas con las que quiero compartir, tengo lista de cosas que me gustaría hacer, pero no me da tiempo?.

 

Si tus respuestas han sido afirmativas a la mayoría de estas preguntas y se te antoja disminuir la carga, pero no sabés por donde empezar el cambio, te voy a dejar la lista de mis doce mandamientos minimalistas:

 

1- Donar, vender, regalar, reciclar lo que ya no aporta.

2- Reemplazar, no agregar. Si algo entra a la habitación, algo debe salir de esa misma habitación. 

3- Dejar un espacio vacío en cada mueble de almacenaje.  

4- Cuestionar tus compras. 

5- Hacerlo hoy, no procrastinar.

6- Gastar en experiencias, no en cosas.

7- Si no lo usaste en tres meses, no lo usarás. 

8- Orden simple. Cada cosa tiene un porqué y un lugar. Te hará ahorrar tiempo no tener que buscar.

9- Digitalizar todo lo posible y mantener orden digital.

10- Si vas a guardar en cajas es porque es navideño.

11- Elegir tus compromisos.

12- Mantener la mente limpia.

 

Veo el minimalismo como un estilo de vida simple, agradecido y compasivo para ser más feliz con menos y quiero compartir lo que estoy aprendiendo y mis experiencias personales sobre el tema. 

 

Acompáñenme en este camino hacia la simplificación para disfrutar más de lo que sí importa.

 

 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

September 11, 2019

April 20, 2017

February 7, 2017

Please reload

FOLLOW ME
  • Black Instagram Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Twitter Icon

© 2017 by Maker

Studio all rights reserved